miércoles, 29 de abril de 2015

La leche podría ser beneficiosa para la salud del cerebro

Un nuevo estudio realizado por el Centro médico de la Universidad de Kansas ha demostrado que existe una correlación en adultos sanos de edad avanzada entre el consumo de leche y la concentración cerebral de un antioxidante natural, el glutatión.

La Dra. In-Young Choi, profesora titular de neurología, y la Dra. Debra Sullivan, catedrática de dietética y nutrición, han trabajado juntas en este proyecto. Los resultados de su estudio, publicado el 3 de febrero en The American Journal of Clinical Nutrition, revelan que hay una nueva vía mediante la cual el consumo de leche podría ser beneficioso para el organismo.



"Hace tiempo que la leche es considerada un alimento fundamental para los huesos y los músculos," afirmó Sullivan. "Este estudio indica que podría ser importante también para nuestro cerebro."





El equipo de Choi recopiló los datos relativos a la dieta de los 60 participantes del estudio durante los días previos a la obtención de imágenes del cerebro que se realizaron para comprobar los niveles de glutatión.


Los investigadores observaron que las personas que habían bebido leche recientemente presentaban niveles más elevados de glutatión en el cerebro. Este resultado es importante, afirmaron los responsables del estudio, porque el glutatión puede ayudar a prevenir el estrés oxidativo y los daños asociados causados por las sustancias reactivas que se forman durante los procesos metabólicos naturales que tienen lugar en el cerebro. El estrés oxidativo, explicó Choi, está relacionado con una serie de enfermedades y afecciones diferentes, como la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson, entre muchas otras.


"En pocas palabras, podríamos decir que este daño es como el óxido que se acumula en el coche," añadió Sullivan. "Si se mantiene por mucho tiempo, esta acumulación sigue aumentando y puede tener efectos perjudiciales."


Pocos son los estadounidenses que alcanzan el consumo recomendado de tres raciones diarias de productos lácteos, puntualizó Sullivan. Este nuevo estudio reveló que cuanto más cerca se hallaban los participantes de este consumo diario recomendado de tres raciones, más elevados eran sus niveles de glutatión en el cerebro. 


"Si podemos encontrar la manera de darle la vuelta a esta tendencia promoviendo cambios en el estilo de vida, incluidos la dieta y el ejercicio, esto podría suponer grandes beneficios para la salud del cerebro”, destacó Choi.

 

El editorial publicado en el mismo número de The American Journal of Clinical Nutrition señala que esta investigación pone de manifiesto la existencia de “un nuevo y sugerente beneficio que podría aportar el consumo de leche a las personas de edad avanzada" y que sirve de punto de partida para un análisis más profundo de esta posibilidad. "Los antioxidantes forman parte del sistema de defensa que tiene nuestro cuerpo para combatir este daño y sus niveles en nuestro cerebro pueden estar regulados por varios factores, como una enfermedad o nuestro estilo de vida," señaló Choi.

Los investigadores sostienen que es necesario realizar un estudio controlado y aleatorizado para determinar el efecto preciso que el consumo de leche tiene en el cerebro y que, sin duda, este es el siguiente paso lógico a emprender. El estudio, ha sido financiado por el Instituto de investigación en productos lácteos (Dairy Research Institute, volumen 87, número 13).


Además, también te puede interesar...

Las proteínas de la leche son un candidato prometedor para la prevención y el tratamiento del cáncer

Una revisión de los estudios publicados realizada por un equipo de investigadores australianos ha concluido que las proteínas de la leche, compuestas por secuencias de aminoácidos cortas llamadas péptidos, son un candidato potencial para el desarrollo de nuevos agentes antitumorales. 


Estos péptidos pueden obtenerse por acción enzimática como la que tiene lugar durante la digestión o el procesamiento de los alimentos, incluida la fermentación. Los resultados obtenidos se incluyen en el último número de la revista Comprehensive Reviews in Food Science & Food Safety que publica el Instituto de Tecnólogos de los Alimentos (Institute of Food Technologists, IFT).

El IFT señala que estos péptidos pueden atacar de forma específica a las células cancerosas sin dañar a las células sanas, por lo que se evitarían algunos de los efectos secundarios habituales de la quimioterapia. Los tratamientos antineoplásicos tradicionales, como la quimioterapia y la radioterapia, tienen un coste importante y a menudo causan efectos secundarios, lo que reduce la calidad de vida de los pacientes afectados de cáncer. El descubrimiento de compuestos naturales con propiedades anticancerosas, añade el IFT, puede aportar mejores alternativas para el tratamiento de esta enfermedad.


El cáncer es la causa más ampliamente reconocida de mortalidad en el ser humano. Aunque es necesario realizar nuevos estudios, este resultado innovador contribuirá al desarrollo de nuevos alimentos funcionales así como a la aparición de un nuevo impulso en la obtención de medicamentos antitumorales más eficaces y efectivos, concluye el IFT.