martes, 24 de julio de 2018

Reduce el estrés térmico de tus cerdos en verano

Enfriar en verano: 3 consejos para reducir el estrés térmico en los cerdos 

Cuando la temperatura aumenta, es fundamental reducir el estrés térmico de los cerdos para asegurar la rentabilidad y la productividad.


El bienestar de los cerdos es crucial para obtener una buena productividad y rentabilidad, pero lo cierto es que los cerdos son animales muy sensibles a los cambios ambientales, en especial la temperatura. Es importante mantenerlos en su zona termoneutral para preservar la fertilidad a lo largo del año y asegurar un consumo de pienso y un crecimiento elevados durante los meses de verano.

¿Por qué son los cerdos tan sensibles al calor?

En comparación con otros mamíferos, los cerdos son más propensos a desarrollar síntomas de estrés térmico. Esto se debe a varias causas:

  • Carecen de la capacidad de sudar y, en relación con su tamaño, poseen pulmones relativamente pequeños, lo que dificulta que puedan eliminar el exceso de calor interno.
  • Tienen una gruesa capa de grasa subcutánea que les aísla eficazmente del frío, pero que no facilita la regulación térmica cuando la temperatura es elevada.
  • Las mejoras genéticas en las razas porcinas encaminadas a aumentar el crecimiento y la ganancia de carne magra han traído consigo que los cerdos de inicios de siglo XXI produzcan un 20 % más de calor interno, generado por la respiración y el metabolismo, que los cerdos de la década de los 80 del siglo pasado; se cree que este aumento se ha disparado en un 10 % adicional en la última década.


¿Cómo logran los cerdos eliminar el exceso de calor?


Efectos del estrés térmico sobre el rendimiento de los cerdos

Los cerdos sometidos a estrés térmico reducen su consumo de pienso, ingieren una cantidad excesiva de agua (por lo que aumenta la pérdida de electrolitos y el riesgo de desequilibrios minerales) y acumulan ácidos en el cuerpo (con el consiguiente desequilibrio ácido-base). Estos cambios pueden, a la larga, ocasionar diarreas y, en los casos más graves, la muerte.

Se han llevado a cabo ensayos experimentales para reproducir distintas condiciones de estrés térmico y poder evaluar así en detalle los cambios fisiológicos que se producen. La exposición a una temperatura de 35 ºC durante 24 horas altera de forma significativa la función protectora del intestino y aumenta los niveles de endotoxinas plasmáticas. Incluso cuando la exposición al estrés térmico es breve, como de dos a seis horas, el sistema inmunitario intestinal se ve afectado de forma considerable, por lo que aumenta el riesgo de colonización del intestino por parte de microorganismos patógenos y, por lo tanto, de enfermedad. Este hecho es más habitual en los cerdos alojados en malas condiciones de higiene o expuestos a una gran carga patógena.

Cuando la temperatura es elevada, los cerdos muestran un menor crecimiento (de hasta 50 gramos por día) y, en el caso de las reproductoras, la tasa de partos puede caer hasta en un 25 %, además de producirse un leve descenso en el tamaño de la camada. Conforme van creciendo, la sensibilidad al calor de los cerdos aumenta en consonancia con su tamaño corporal (y tamaño relativo de los pulmones) y el espesor de su grasa subcutánea.

El efecto del tamaño corporal en relación con el estrés térmico ha sido objeto de estudio tal y como muestran las figuras 1 y 2.

Figura 1. Efecto de la temperatura ambiente sobre la ganancia media diaria de peso en cerdos en crecimiento y acabado


Figura 2. El peso de los cerdos tiene un efecto significativo sobre la temperatura crítica para el consumo medio diario de pienso (CMDP) y la ganancia media diaria de peso (GMD)

¿Cuándo padecen estrés térmico los cerdos?

El estrés térmico se desencadena cuando aumenta la temperatura ambiente y la humedad. Así, los cerdos pueden presentar estrés térmico a temperaturas mucho más bajas si la humedad es alta, por lo que este factor, al igual que la temperatura, debe controlarse de forma adecuada en la nave. La Universidad Estatal de Iowa ha preparado recientemente un diagrama que identifica distintos niveles de riesgo de estrés térmico en los cerdos (Figura 3) a fin de servir de herramienta de apoyo en las estrategias de mitigación.

Figura 3. Este diagrama combina los efectos de la temperatura y la humedad relativas para clasificar el nivel de estrés térmico de cerdos en crecimiento y acabado en zonas de “alerta”, “peligro” y “emergencia”.

Reducción del estrés térmico en tres pasos


  • Gestión del entorno

  • Garantizar un consumo adecuado de pienso

  • Manejo de la producción de calor por la digestión del pienso: La producción de calor por la digestión del pienso es mayor en las dietas con materias primas poco digeribles y un alto contenido en fibra y proteína bruta. El uso de Synergen de Alltech puede mejorar la digestibilidad, por lo que disminuye el calor generado durante la digestión.

Si deseas conocer más soluciones Alltech para ganado porcino visita nuestra web