lunes, 25 de junio de 2018

Guía sencilla para la suplementación

La suplementación a vacas lecheras en pastoreo es necesaria para suplir cualquier desequilibrio entre el aporte de nutrientes y los requisitos de los animales para producir leche. 


Estos desequilibrios pueden producirse por varios motivos, como una escasa disponibilidad de la hierba debido a limitaciones en la carga ganadera, un rebrote inadecuado del pasto por malas condiciones climáticas o una calidad del pasto insuficiente (baja digestibilidad). Sin olvidar a las vacas de alto rendimiento, que precisan de un consumo de materia seca (CMS) mucho mayor del que pueden conseguir simplemente pastando.

Es bien sabido que la IMS de hierba está estrechamente relacionada con la digestibilidad: una disminución del 1 % en la digestibilidad de la materia orgánica del pasto (DMO) se traduce en una reducción de la IMS de 0,6 kg por día. Las caídas importantes en la DMO no son habituales al inicio de la temporada, pero suelen estar asociadas a una disminución del consumo durante el verano. El manejo del pasto al inicio de la temporada tiene además una gran repercusión sobre la posterior calidad de la hierba.

Las estrategias recientes de manejo del pasto se han centrado en la disponibilidad de materia seca de hierba por día, siendo la norma 20 kg de MS por animal. Se ha apuntado a que si se alcanza este valor, se logra una mayor IMS y una mayor producción láctea.

El consumo de energía es el mayor factor limitante para producir leche, aunque las vacas movilizan sus reservas corporales de energía cuando el suministro de energía alimentaria es bajo. Las vacas de alto rendimiento muestran una mayor capacidad para lograrlo que las de bajo rendimiento, que lo consiguen en su propio detrimento, ya que la pérdida de condición corporal está a menudo relacionada con fallos reproductivos. 

El consumo de materia seca de hierba se ha medido en numerosos experimentos en todo el mundo, con distintas combinaciones en términos de disponibilidad de hierba, calidad de la hierba, estación, rendimiento de las vacas, producción diaria de leche, fase de la lactación y suplementación con concentrados. Los resultados muestran que:
  • El consumo de hierba es muy variable a lo largo de las temporadas de pastoreo.
  • El consumo de los rebaños lecheros se sitúa entre 12 y 18 kg de materia seca. En la práctica, este valor puede ser mucho menor debido a condiciones climáticas adversas, etc. 
  • No se han logrado alcanzar consumos de materia de seca mayores de 20 kg por día.
  • El consumo de las vacas adultas es mayor que el de las novillas.


FACTORES CLAVE PARA EL ÉXITO DE LA SUPLEMENTACIÓN

Si se utilizan ingredientes poco adecuados, como ensilado de hierba, cereales molidos demasiado finos, proteínas de mala calidad, etc., el resultado de la suplementación es frustrante con una reducción del consumo de hierba y ningún cambio, o una disminución, en la producción de leche, su composición o la condición corporal.

La suplementación debe estar bien formulada para complementar el consumo de hierba; no hay que olvidar que no sustituye al pasto. Cuando es adecuada, propicia una buena respuesta en términos de producción, composición y condición corporal. Los ingredientes de calidad que deben utilizarse son: ensilado de maíz, ensilado de trigo de planta entera, melazas, bagazo de cerveza, cereales secundarios, granos tratados (sodagrain), pulpa de remolacha, pulpa de cítricos, harina de soja y paja.

¿CUÁNDO HAY QUE SUPLEMENTAR?

¿Está barajando la posibilidad de suplementar? Estos son algunos de los problemas a considerar:
  • Cualquier disminución repentina de la producción de leche
  • Disponibilidad de hierba inferiores a 20 kg de MS por vaca y día
  • Baja calidad de la hierba
  • Condiciones climáticas adversas
  • Disminución de las proteínas de la leche
  • Proporción significativa de vacas con una producción superior a 25 kg/día
  • Heces líquidas o inconsistentes
  • Alto porcentaje de novillas en el rebaño
Recuerde introducir la suplementación cuando aparezca el problema: esperar sólo alargará el periodo en el que las vacas están infraalimentadas.

Autor: Denis Dreux