jueves, 8 de septiembre de 2016

Agricultura sostenible libre de residuos

De una parte a este tiempo nos está llegando el concepto de “agricultura sin residuos”, el sector olivarero no es ajeno a esta “nueva” concepción agrícola. Ya es palpable que las autoridades nacionales y comunitarias cada vez son más restrictivas con el uso de fitosanitarios, y las legislaciones cada vez se endurecen más en aras de la sostenibilidad ambiental y en beneficio de la sociedad.



El concepto de agricultura sin residuos está relacionado con la producción ecológica, esto no quiere decir que no se usen ciertos productos para ayudar a aumentar la producción, al crecimiento de la planta o para controlar ciertas plagas y enfermedades, siendo esto algo muy difundido entre algunos olivareros que relacionan lo ecológico con no poder ayudarse de ningún producto para los menesteres anteriormente citados.




La diferencia radica principalmente en que las soluciones que se usan en la agricultura sin residuos provienen de la misma naturaleza, es decir, proceden de la tecnología biológica y como tal no dejan residuos ni toxicidades con la ventaja de que son más asimilables para la planta, con lo cual pueden llegar a ser más efectivos que los procedentes de la química. 

Con la práctica de la agricultura sin residuos se ponen en relieve beneficios a varios niveles. Para el agricultor, usando estas técnicas, generalmente va a cuidar su explotación y va a tener la mejor respuesta disponible de sus cultivos, sin riesgo de generar toxicidades en las plantas y suelo que mermen la vigorosidad o la salubridad de estas, una planta sana es una planta productiva. Siendo muy importante la conservación del suelo, ya que no es un recurso renovable, un suelo degradado puede tardar siglos en renovarse



El nivel de microorganismos disponibles en suelo va ligado con la fertilidad de éste, con lo cual es fundamental cuidarlo para que siga siendo productivo. 






Los olivareros que están empleando estás técnicas, aparte de cuidar su entorno, están consiguiendo que su explotación sea más eficiente y rentable debido a la racionalización de los tratamientos, aparejando a esto una mayor seguridad para los operarios que reducen significativamente su exposición a sustancias tóxicas.

Para la industria del aceite, que su materia prima provenga de un productor u otro no es tema baladí. La producción agrícola sin residuos puede ser certificada, y con ello a los consumidores se les transmiten varios mensajes. Uno de los más importantes es relativo a la seguridad alimentaria al ser un producto fabricado con materia prima libre de residuos perjudiciales para la salud. Otro aspecto importante es referente a la calidad, ya que, los productores ecológicos y sin residuos se someten controles exhaustivos para verificar que cumplen con los requisitos de calidad que se les presupone a su producción. Tal es así, que muchos de los aceites más premiados y valorados, tanto nacional como internacionalmente, provienen de la producción ecológica.



Para la sociedad, el uso de una agricultura respetuosa con el medio ambiente es beneficiosa a todas luces. Menor impacto para la flora y fauna, nula posibilidad de vertidos tóxicos al suelo, acuíferos, aire etc. conllevando todo ello a conservar un entorno saludable.





Junto con unas políticas cada vez más taxativas con el uso de fitosanitarios y encaminadas a la protección del medio ambiente, este modelo está demostrando su viabilidad para producir racional y eficientemente, lo que va a dar lugar a un cambio de las formas de producción a corto y a largo plazo, no quedando el olivar exento de ello.

>> Artículo escrito por Rocio Corrales, Técnico de Alltech Crop Science para la revista Oleum Xauen.

Alltech Crop Science estará otro año más en la feria referencia del sector hortofrutícola internacional: Fruit Attraction 2016 ¡Ven a conocernos a nuestro Stand 4B12!