domingo, 11 de enero de 2015

La vaca 'del futuro'

La selección genómica, ha revolucionado los programas de selección del vacuno lechero, mejorando la fiabilidad de las evaluaciones de animales sin información propia y posibilitando la selección por nuevos caracteres de importancia económica en la producción. Incorporar esta herramienta en la rutina de las granjas será un aspecto clave para definir la vaca del futuro.

Un buen control de rendimientos, el tamaño de la población de referencia y el uso de una metodología adecuada han permitido a CONAFE desarrollar un programa de selección genómica cuya precisión sólo es alcanzable por un selecto grupo de países a nivel mundial. Los chips de baja densidad permiten obtener información de calidad a un coste reducido. Genotipando es posible mejorar las decisiones de selección (compra, recría, desvieje, diseño de lotes), así como los acoplamientos mediante la detección precoz de puntos débiles, la gestión adecuada de genes recesivos o del incremento de la consanguinidad.
 
La incorporación de nuevos caracteres de gran importancia económica para la explotación, como los relacionados con salud podal, de ubre, reproductiva y metabólica o factores de resistencia a otras enfermedades relacionadas con la producción, se realizará genotipando poblaciones de referencia formadas al menos en primera instancia por hembras.
 Por todo ello, la mejora en la toma de datos en las explotaciones y el genotipado rutinario de las novillas son los dos pilares fundamentales sobre los que se asentarán las vacas del futuro, las cuales, serán seleccionadas para mejorar la rentabilidad de las explotaciones a través de una producción más eficiente y segura, basada en unos animales más resistentes a determinadas patologías. 

Para descargar el artículo completo:  click aquí